Las instituciones financieras manejan diferentes parámetros para determinar si tu crédito será aprobado; sin embargo, se basan principalmente en el riesgo. Las instituciones solo requieren que su dinero retorne con una tasa de interés.

Para medir el riesgo que conlleva determinar el precio de la tasa, evalúan el carácter, la capacidad, el capital, el colateral y las condiciones en las que pudieras pagarle. Por eso es importante la calidad en la información financiera que se les proporciona y las proyecciones a futuro. La probabilidad de que tu crédito sea aprobado aumentará en la medida que ofrezcas diferentes elementos como garantías hipotecarias, reciprocidad entre otros y en que la institución pueda determinar sí el riesgo está cubierto en cierto porcentaje. TIP: Recuerda que el silencio del banquero indica que es muy probable que tu crédito no haya sido aprobado.

Para saber el tipo de crédito, es necesario en primera instancia conocer la oferta de la institución. Los ejecutivos NO son una buena referencia, ya que ellos desean colocar sus productos para cumplir sus metas y llevarse un bono. Es importante analizar tu información financiera (contable y fiscal) para saber que producto puede adecuarse. Por ejemplo, si requieres un crédito para capital de trabajo puedes agarrar un crédito revolvente a mediano plazo para pagar anticipadamente a proveedores y negociar un descuento por pronto pago.

La tasa es de acuerdo al riesgo que determinaría la institución financiera. Te recomendamos que comiences a estructurar bien tu información financiera, ya que las instituciones financieras toman en cuenta el historial de la información financiera de hasta 3 años atrás para determinar un comportamiento, el nivel de crecimiento, la participación de mercado y con esto una tendencia. De las mejores estrategias es poner a competir a las instituciones en igualdad de condiciones para obtener ahorros a corto plazo, o inclusive en una reestructuración.

Con la información al día y el expediente completo y actualizado, la institución podría tardar en promedio 1.5 meses dependiendo si es con garantía hipotecaria, si se requiere un avalúo previo, o si el cliente es nuevo y requiere comenzar abriendo una cuenta con dicha institución crediticia.

es_MXSpanish
es_MXSpanish